El otro lado del espejo

Él está caminando por las calles, un sentimiento raro se arremolina en su mente. Se siente extrañamente carente. Hay quietud sobre sus pensamientos y los pasos que lleva como camina las calles silenciosas. Está consciente de la peculiaridad que se encuentra, pero también un paz especifica que él no puede ignorar.

Ella se apena por el hombre cuyo cuerpo descansa en la cama, carente del alma y espíritu. Se había sido mejorando lentamente, pero cada día, las sonrisas de él crecían más grande, y su fuerzo regresaba. Hubo esperanza que podría caminar de nuevo, algún día. El accidente había llevado mucho de él, pero nunca ella se daba por vencido. Ella ve el espejo en que mira todo el tiempo. Quería imaginarse lo que él veía, o lo que esperaba mirar. Pero ahora, aquí están los restos del hombre que quería luchar no más.

Se detiene, oyendo los gritos de la mujer, la viuda. Las lágrimas de ella suenan como miles de bombas se están estrellando alrededor de él. Ahora, se acuerda de la vida que deja atrás, de las pruebas con que luchaba todos los días. Todavía, se importa no más. Finalmente, él es libre, en el otro lado del espejo.


Después de las correcciones:

Él está caminando por las calles, un sentimiento raro se arremolina en su mente. Se siente extrañamente carente. Hay quietud sobre sus pensamientos y en sus pasos mientra camina las calles silenciosas. Está consciente de la peculiaridad en la que se encuentra, pero también una paz especifica que él no puede ignorar.

Ella se apena por el hombre cuyo cuerpo descansa en la cama, carente del alma y espíritu. Había sido mejorando lentamente, pero cada día, las sonrisas de él crecían más grande, y su fuerzo regresaba. Hubo esperanza de que podría caminar de nuevo, algún día. El accidente se había llevado mucho de él, pero ella nunca se daba por vencida. Ella ve el espejo que mira todo el tiempo. Quería imaginarse lo que él veía, o lo que esperaba mirar. Pero ahora, aquí están los restos del hombre que no quería luchar más.

Se detiene, oyendo los gritos de la mujer, la viuda. Las lágrimas de ella suenan como miles de bombas estallan alrededor de él. Ahora se acuerda de la vida que deja atrás, de las pruebas con que luchaba todos los días. Pero, ya no importa. Finalmente, él es libre, en el otro lado del espejo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s